Diez respuestas desde EL MOLI LAB: Mónica Muñoz

monica muñoz
Incombustible, necesaria, siempre a pie de cañón. Anfibia de ciudad y huerta, Mónica es el vivo ejemplo de las vueltas sabias que da la vida. Y tiene muchísimo que contar, desde luego.
monica muñoz


Mónica Muñoz

¿Consideras que tienes un trabajo o una profesión?
Me gustaría pensar que es una profesión.

¿Cómo definirías brevemente lo que haces?
En estos momentos tengo dos trabajos que se complementan pero que también compiten por mi tiempo y energía. Como consultora de marketing digital, ayudo a mis clientes a definir una estrategia de marketing y a implementarla digitalmente. Y como directora de EL MOLI LAB, me ocupo de que todo esté en su sitio y de dinamizar su comunidad a través de eventos, exposiciones… y alguna iniciativa que hemos puesto en marcha para fomentar la colaboración entre las personas que trabajamos desde aquí. 

¿Crees que el mundo se perdería algo si no te dedicaras a esto?
¡Seguramente no!

En tu escala de valores ¿qué es más importante, vitalmente hablando?
La libertad.

¿Piensas que serías –o eres– un buen jefe?
Pues habría que preguntárselo a las personas con las que he trabajado, pero como muchos de ellos se han convertido en amigos, me imagino que sí. Me encanta trabajar en equipo, y eso se nota a la hora de dirigirlos. Intento potenciar el talento de quienes lo integran, y también trato de comunicar mucho, porque la mayoría de las veces los problemas surgen por falta de comunicación. 

Si tuvieras la posibilidad de practicar un deporte antes de tu jornada laboral, ¿cuál elegirías?
Kick boxing. Me lo estoy planteando en serio.

¿Qué avance tecnológico te parece el mejor? ¿Y el peor?
Internet, e Internet. 

¿Qué mito desterrarías?
Que Internet es gratis. Porque tiene un potencial gigantesco desde el punto de vista de la comunicación y el marketing, pero hay que estar dispuesto a invertir en recursos. Sin pagar por ello, difícilmente se conseguirá visibilidad y las ansiadas conversiones. Es un océano donde cada vez es más difícil destacar. 

¿Tendrías un robot interactivo doméstico en casa
¡Síiiii! Ya tengo un robot aspirador y nos encanta. Le hablamos como si fuera una mascota. Si el robot pudiera cocinar, sería lo más.

¿Qué te ha proporcionado El Molí Lab, y qué has aportado tú?
Me ha proporcionado el contacto diario con un grupo humano muy diverso pero al mismo tiempo muy alineado en valores, y eso me encanta. Espero haber contribuido, y seguir contribuyendo, al buen ambiente que se ha creado, un balance genial entre cosmopolitismo-internacionalismo y terreta-Horta Nord.

X