Diez respuestas desde EL MOLI LAB: Raquel García Aneiros

raquel garcia aneiros
Raquel llegó con su bici de alforjas, un acento gallego y mil historias sobre Holanda. Políglota, cariñosa, un caudal para nuestro Molí.


Raquel García Aneiros & Badi

¿Consideras que tienes un trabajo o una profesión
Tengo un trabajo, aunque dentro de él hay una vocación, y eso me mueve a emprender iniciativas.

¿Cómo definirías brevemente lo que haces?
Make Europe. Desarrollo proyectos que mejoran las competencias educativas, que aportan movilidad y experiencia profesional a los más jóvenes; también creo nuevos modelos europeos para acabar con la radicalización y mejorar así la integración. 

¿Crees que el mundo se perdería algo si no te dedicaras a esto?
Claro. Los jóvenes perderían la posibilidad de optimizar sus competencias transversales a través del aprendizaje no formal: ¡think outside the box!

En tu escala de valores ¿qué es más importante, vitalmente hablando?
La integridad, las relaciones humanas, el amor y la empatía.

¿Piensas que serías –o eres– un buen jefe?
¡Ja, ja! Eso espero. Dejando a un lado algún que otro pronto y despiste, creo que me intereso por la gente. Me gusta ser directa, pero conozco las necesidades de cada persona que trabaja conmigo, y estoy continuamente insistiendo en hacer equipo, no esperar a estar ya harto para decir las cosas. Estoy encantada con mi equipo.

Si tuvieras la posibilidad de practicar un deporte antes de tu jornada laboral, ¿cuál elegirías?
Piragüismo.

¿Qué avance tecnológico te parece el mejor? ¿Y el peor?
Los mejores, para mí, son los que acercan a las personas: la videoconferencia, el teléfono, la máquina de vapor. El peor, creo que la energía atómica.

¿Qué mito desterrarías?
Que las lenguas son una barrera de comunicación. El lenguaje corporal y nuestras ganas de socializarnos hace que nos entendamos. Vade language.

¿Tendrías un robot interactivo doméstico en casa?
Ni de coña. Ni siquiera me atrevo a cambiar la olla por la Thermomix.

¿Qué te ha proporcionado El Molí Lab, y qué has aportado tú?
El Molí Lab me ofrece un espacio equilibrado, la distancia justa desde mi casa al trabajo, un lugar abierto, naturaleza… y la posibilidad de llevarme a Badi conmigo. En cuanto a mí, creo que aporto risas y sueños, e interacción en las comidas.

X